Diez regalos para cocineros que hemos probado y recomendamos

Regalos para cocineros

¿Buscas regalos para los cocineros y cocineras en tu vida? Para hacer las delicias de un cocinillas, lo que mejor le puedes buscar es algo que le sorprenda o le haga la vida más fácil. El secreto para acertar de pleno es observar cuidadosamente qué preferencias tiene la persona y, si es posible, qué le falta. Con un poco de suerte, alguna de las ideas que te vamos a sugerir te puede ayudar a dar con ese adminículo que no solo no tiene en su cocina, sino que ni siquiera se le ha pasado por la cabeza comprar; pero que evidentemente le vendría de perlas, en razón de las cosas que suele cocinar.

Por ejemplo: yo nunca pensé que una buena mandolina sería imprescindible en mi cocina, hasta que nuestro hijo nos la regaló. ¿Puede haber algo mejor para rebanar cebollas prácticamente transparentes para una ensalada o patatas de precisión milimétrica para un gratén? También me pasé media vida opinando que los ralladores eran instrumentos detestables, por inútiles y peligrosos, hasta que adquirí mi preciado rallador Joseph, que me da mucho placer usar para rallar parmesano y lo que haga falta, y del que ya he regalado tres ejemplares a otros tantos cocinillas.

Nada más lejos de nuestra intención que empujar a nadie a que consuma a lo loco, con Navidad o sin ella. Si no te hace falta o no lo vas a usar, mejor no lo compres. Pero hay que cocinar todos los días; y lo cierto es que utilizamos con frecuencia herramientas mal diseñadas que consumen nuestro tiempo y nuestra paciencia, hacen el proceso engorroso y a menudo influyen negativamente en el resultado de nuestro trabajo. Por eso, ¡sí!, mil veces, a los regalos cocineriles, porque no hay mayor lujo que un instrumento de cocina magníficamente diseñado que te va a servir fielmente cada día.

1. Mandolina OXO

Hay muchas mandolinas más grandes, que puede que sean más completas; pero a nosotros nos parece difícil mejorar la sencillez de este diseño. Nos encanta por lo fácil que es de usar y lavar y el poco espacio que ocupa.

Tiene una palanquita deslizante para elegir entre tres grosores diferentes y un protector de manos con el que fijar la pieza que se rebana. Funciona de maravilla.

Mandolina Oxo
Mandolina Oxo, con el protector de manos que se usa para fijar la pieza

2. Termómetro de lectura instantánea Cocoda

Imprescindible para asados de carne y pescado, aunque puede usarse para cualquier plato. Si has leído nuestro post sobre el rosbif, sabrás que en nuestra opinión estos son los quince euros mejor invertidos en tu cocina este año (hay otra versión que vale diez, pero no tiene sonda). Es el que más nos gusta de todos los termómetros que hemos comprado para experimentar este año. No sabemos cuánto durará; por el momento, va de cine.

Termómetro de cocina
El termómetro que ha transformado nuestros asados tarda entre dos y tres segundos en leer la temperatura

3. Rallador Joseph

Antes, la única cosa que no me gustaba nada de hacer bizcochos era el momento de rallar la piel del limón. Con un rallador básico es una tarea ingrata. Pero ¡qué diferente es con uno bueno! Es tan agradable de usar que ahora el momentazo parmesano es mi favorito cuando hacemos pasta.

El mango se dobla con un mecanismo muy ingenioso para ofrecerte una superficie de apoyo (de ahí su nombre, twist grater). Y tiene una funda de seguridad que, si le das la vuelta, sirve de recipiente para guardar lo que quiera que estés rallando: zanahoria, queso, manzana… Sin embargo, para mí estos detalles son secundarios: son la suavidad y la precisión las que marcan la diferencia, de modo que no me importa recomendar otros ralladores de la misma marca si no encuentras este modelo concreto.

Joseph-twist-grater
Mi querido rallador Joseph, con dos tamaños de rallado

4. Moldes de repostería PME

La mayoría de revestimientos antiadherentes de los moldes de repostería negros tienen una esperanza de vida corta. Lo digo amargamente porque he tenido que tirar unos cuantos a lo largo de mi vida.

Recientemente, sin embargo, hemos descubierto el aluminio anodizado. Nos gusta mucho la superficie mate y resistente, y lo poco que parecen estropearse con el uso. Este año hemos comprado varios moldes de la marca PME y estamos muy contentos con ellos. Nos hemos dado cuenta de que en la repostería profesional a menudo no se usan moldes desmontables, sino moldes como este, de una pieza y de buena calidad. De este tipo es el que hemos visto que usan en las pastelerías en Japón para hacer la tarta de queso japonesa.

Tenemos también una versión desmontable, la que utilizamos para hacer el fruitcake, pero que no tiene resorte, sino que su fondo encaja perfectamente sobre el lateral. Es lo que tiene el buen diseño.

Un consejo: examina cuidadosamente tus recetas favoritas y decide qué diámetro te va mejor. A menudo compramos moldes sin pensar qué tamaño es el que lleva la receta.

Molde de cocina
Molde PME, perfecto para la tarta japonesa

5. Cuchillos Arcos

Es una pena, pero en mi familia de cocinillas hemos sobrevivido varias décadas con cuchillos de medio pelo. Este año, sin embargo, cuando empezamos a hacer fotos y vídeos para el blog, reparamos en lo feos y poco profesionales que eran. Nos compramos entonces cuatro cuchillos de Arcos que cortan estupendamente y son un gusto de manejar. Ahora me pregunto: ¿hacía falta empezar un blog de cocina para comprar buenos cuchillos?

Me gusta cómo el acero de la hoja de estos cuchillos se prolonga en el mango, en una transición suave y pulida (excepto en la línea más básica de la marca, Maître; no la he probado, pero no me da tan buena impresión como el resto). Me encantan los colores más vivos de las líneas Riviera, blanco y rosa, o el tono madera de la línea Nordika.

Cuchillos Arcos

6. Molinillo de nuez moscada Peugeot

Mi molinillo es un capricho, pero lo adoro. Fue un regalo de Reyes hace años y no creo que nunca vaya a cansarme de él; encuentro que espolvorear nuez moscada en la bechamel, perfumada y recién molida desde su propio molinillo, tiene un encanto especial.

Mi modelo antiguo tiene una manivela de metal en la parte superior y la parte inferior de madera; su sucesor es más plástico, así que prefiero esta alternativa, que tiene un diseño más depurado.

Molinillo de nuez moscada
Molinillo de nuez moscada: el aroma de las especias recién molidas…

7. Banneton Dr. Oetker

El banneton se utiliza como cesta de fermentación para panes de alta hidratación, que al ser más húmedos mantienen la forma con dificultad y se desparramarían en la bandeja. Después de la fermentación se les da la vuelta sobre la bandeja del horno; resulta muy bonito ver cómo el pan muestra el trenzado del banneton como textura en su parte superior. Esto en realidad se puede hacer también con una cesta de mimbre, pero para quienes no tenemos cestas de mimbre en casa, un banneton viene estupendamente para fermentar nuestros panes. De hecho, si tienes un amigo iniciándose en el mundo del pan, es probable que le agrade recibir un banneton, y lo cierto es que no siempre es fácil encontrarlos (dice quien estuvo semanas para conseguir uno).

Cesta de fermentación para panes de alta hidratación
Banneton (cesta de fermentación) para panes de alta hidratación

8. Batidora amasadora Braun MultiMix 3 (HM3135)

Ya tenemos una Thermomix, una Magimix gigante y una amasadora Kenwood; así que me quedé dudando cuando mi marido vino de El Corte Inglés con esta batidora bajo el brazo, argumentando que para los vídeos se iba a ver mejor lo que se cuece, al estar las varillas al aire. Lo cierto es que la hemos probado este fin de semana y me ha encantado. Nunca he tenido una batidora de varillas de este tipo y me gusta poder cambiar de recipiente, la pequeña picadora que incorpora y el que tenga varillas amasadoras además de las batidoras.

El precio, además, me parece increíble para todo lo que hace. Es un regalo estrella para personillas jóvenes que empiezan a vivir por su cuenta, pero adivino que nosotros también lo vamos a usar bastante: lo mejor de todo es no tener que sacar ni limpiar un aparato grande.

Braun-Multimix 3
Braun Multimix 3: un robot pequeño que resuelve muchas papeletas

9. Rallador de verduras en espiral Spiralix Gefu

Este es un regalo especialmente interesante para personas que buscan reducir su ingesta de carbohidratos, que siguen dietas keto, etcétera. Permite hacer espirales (como si fueran espaguetis, o más planos, como tirabuzones) de calabacín y de otras verduras, como zanahoria, remolacha, batata… A nosotros nos ha permitido volver a comer «pasta» de manera habitual, ya que sustituimos los espaguetis de trigo por espaguetis de verdura, y les ponemos las salsas de siempre: boloñesa, pesto, tomate.

Leyendo los comentarios de la gente en Amazon veo que no a todo el mundo le gusta el mecanismo del rallador, pero nosotros lo encontramos muy práctico y consideramos que el espacio de despensa está bien invertido en este aparato.

Espiralizador Gefu
Espiralizador Gefu

10. Cecotec Olla programable GM Modelo H Deluxe

Vamos con la traca final porque, después del horno de vapor, este ha sido nuestro descubrimiento del año. Ha sustituido a nuestra vieja olla de cocción lenta (crockpot o slow-cooker) que estaba la pobre ya dando las últimas boqueadas. Pero nos parece mil veces más versátil.

Quien primero me habló de ella fue mi hermano, que me contó que la olla lo tenía fascinado. A mí me entraba por un oído y me salía por el otro: de ninguna manera iba yo a hacer espacio en mis armarios a una olla eléctrica, que no me hacía falta para nada. Fue la otra parte contratante la que la compró, y mi desacuerdo duró lo que tardé en probar las primeras lentejas y en comprobar que, por alguna extraña razón, no solo se hacían en menos tiempo sino que estaban de vicio y salían como si ya estuvieran reposadas. ¿Ustedes lo entienden? Yo tampoco, pero me da igual. Mientras sigan saliendo así de buenas…

Es tremenda la cantidad de cosas que se pueden hacer con ella. Solo hemos probado algunas, como el yogur, que queda maravilloso. Pero también se pueden fermentar masas, cocer panes, hacer guisos a presión o a fuego lento, cocinar al vapor, escalfar, confitar. Tengo la impresión de que su punto fuerte es la precisión de la temperatura, que garantiza unos resultados que se pueden replicar cada vez, y un recetario estupendo. Un poco como la Thermomix. El punto débil: la interfaz para manejarlo es bastante mejorable. No dejes, sin embargo, que esto te desanime.

Me parece un regalo fantástico para alguien que no sepa mucho de cocina y tenga ganas de aprender, porque las recetas son fáciles y salen muy bien con poco trabajo. Dicho esto, nosotros llevamos muchos años cocinando, y nos hemos hecho fans igualmente.

Ojo: si lo quieres como olla de cocción lenta, debes comprar aparte la cubeta slowpot.

Olla de cocción lenta

Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest

2 comentarios en «Diez regalos para cocineros que hemos probado y recomendamos»

  1. 5 stars
    Tengo la olla GM H Deluxe y añadiría una virtud importante a las que comentas: Sustituye a una sartén con las ventajas de controlar la temperatura. La ciencia (la de verdad, la de estudios epidemiológicos serios como PREDIMED), ha demostrado que el AOVE (aceite de oliva virgen extra) es el mejor aceite desde el punto de vista nutricional. Esto siempre que al calentarlo no se le permita pasar de 160 grados, por encima de los cuales se satura químicamente (rompe los dobles enlaces y se hidrogena) y pasa a ser nocivo. Usar la olla como sartén permite no pasar nunca de 160 grados y reutilizar el aceite sin problemas, con las ventajas añadidas de que la cubeta es más ligera y por tanto más fácil de fregar que una sartén y de que al ser más alta, salpica mucho menos. En mi casa ha sustituido a mi juego de sartenes completamente.

    Los únicos cambios que le pediría a CECOTEC, el fabricante español de esta olla de la que estoy enamorado, son dos:

    El primero es que en su próximo modelo permita regular la intensidad de visualización de la pantalla, o bien usar una tecnología que permita ampliar el ángulo de visualización, para que podamos leerlo las personas de cualquier altura sin necesidad de agacharnos.

    El segundo problema a resolver es que no se puede cocinar de noche o cuando alguien duerme o trabaja cerca. Al empezar a cocinar y pasar por cualquier opción del menú, la olla emite una voz sintética potente que puede molestar. Esta voz puede anularse, pero si lo haces es sustituida por unos penetrantes pitidos que son aún más molestos. La solución es, en mi opinión, muy sencilla y pasa por que el volumen de estos pitidos pueda regularse.

    Responder
    • Javier, siempre agradecemos de corazón que la gente se tome el trabajo de escribir un comentario, por breve que sea; pero es que, además, en este caso tu comentario es fantásticamente útil. ¿Sabes que no tenía ni idea de que pudiera freír en la olla GM? No me había dado cuenta, y me parece una idea genial. Me apunto también la temperatura de 160 ºC para hacerlo.
      Estoy de acuerdo con el tema de los pitidos. Es un fallo de diseño, en mi opinión, que espero que solucionen pronto.
      Mencionas algo que me parece importante y que yo no había incluido en el artículo por no alargarme demasiado: el hecho de que el fabricante de la olla es español. El hecho de que sea una empresa radicada en España y que esté innovando me encanta, y me da satisfacción que un producto que me gusta tanto se haya desarrollado aquí.
      Un abrazo y no dejes de venir por aquí 🙂

      Responder

Deja un comentario

¡Suscríbete!
Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.
Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: suscripción a Newsletter informativa.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir tus datos escribiendo a info@hornodevapor.com
Al hacer click, manifiestas tu conformidad a que la información que nos facilitas sea procesada de acuerdo con nuestra política de privacidad y la de nuestro gestor de correo MailerLite.
Buscar