Pollo al horno con miel y mostaza

Pollo al horno con miel y mostaza

Tierno, jugoso y sabroso. Así es como debe ser el pollo al horno y así es como quedará si lo preparas con miel y mostaza según esta receta que te damos.

Este plato pertenece a la categoría de recetas con #mínimoesfuerzo y resultados magníficos. Representa fielmente ese tipo de menú que solo requiere un poco de organización para descongelar, marinar y meter en el horno. Invirtiendo muy poco tiempo, pondrás en la mesa una comida suculenta y completa que le va a chiflar a toda la familia.

Pollo al horno con miel y mostaza

Puedes servirlo con una buena ensalada o incluir verduras en la bandeja del horno. Te sugerimos una bolsa de coles de Bruselas… te va a sorprender el resultado, porque quedan especialmente apetitosas. También puedes hacer una bandeja de coliflor al horno como esta de aquí, aprovechando los tiempos del horno, porque la cocción es muy parecida.

Aliñar con miel y mostaza es algo que se hace mucho en otros países, y es una combinación maravillosa. Nosotros lo usamos como base de muchos aliños y marinadas. Puedes añadir hierbas frescas —con estragón fresco está sublime—, licores o vino, ajo fresco en abundancia si tienes tiempo. Pero si vas con prisa, no hace falta más que estos dos elementos mágicos para realzar con creces el sabor de lo que estás cocinando.

Pollo al horno con miel y mostaza

Pollo al horno con miel y mostaza

5 de 1 voto
Tiempo de preparación 20 min
Tiempo de cocción 1 h
Plato Carnes
Cocina Británica
Raciones 4

Ingredientes
  

  • 1 1/2 kg muslos pollo, partidos en dos
  • 2 cucharadas miel
  • 3 cucharaditas mostaza Dijon
  • 1 cucharada salsa soja
  • 2 cucharadas brandy
  • Sal
  • 1 kg patatas
  • 1 bolsa de coles de Bruselas congeladas (opcional)
  • 2 cucharadas aceite de oliva
  • Perejil u otra hierba fresca, picada

Elaboración paso a paso
 

  • Pon a marinar el pollo con la miel, la mostaza, la soja, el brandy y la sal durante unas horas o de un día para otro. Si no te da tiempo de marinarlo, simplemente alíñalo con la marinada.
  • Pon la bolsa de coles de Bruselas en la nevera para que se vaya descongelando.
  • Cuando vayas a cocinar el plato, saca el pollo de la nevera para que esté a temperatura ambiente.
  • Lava muy bien las patatas o pélalas, según prefieras. Si son pequeñas, corta a la mitad, y si son grandes, en cuartos. Riega con el aceite, salpimenta, remueve bien junto con las coles de Bruselas si las vas a poner (no pasa nada si están aún congeladas) y coloca en una bandeja de horno. Programa 20 minutos a 100 ºC con 100 % vapor (Bosch intensidad 3, AEG solo vapor). Si tu horno no tiene vapor, añade medio vaso de agua o caldo y tapa con papel de aluminio la bandeja.
  • Pasados los 20 minutos, dispón los trozos de pollo con su marinada sobre las patatas. Haz al vapor, con el mismo método, 15 minutos más.
  • Cambia el programa del horno a 25% de vapor (Bosch vapor intensidad 1, AEG humedad baja) a 220 ºC, durante unos 25 minutos o hasta que el pollo esté completamente dorado y vigilando que no se queme. Si tu horno no tiene vapor, usa cocción convencional en este paso.
  • Sirve espolvoreado con perejil fresco muy picado.
Keyword Miel, Mostaza, Pollo
Pollo al horno con miel y mostaza

Si buscas más ideas para completar tu menú semanal, consulta aquí nuestro índice de recetas.



4 pensamientos sobre “Pollo al horno con miel y mostaza”

  • Buenos días.
    Hice la receta de pollo con mostaza y miel y me quedó muy buena pero una cosita.
    En la receta dice que se pelan las papas pero en las fotos se ven con piel.
    Cuál es la correcta?
    Digan así que van muy bien.
    Besitos

    • 5 stars
      Hola, Cande, ¡qué bien que te has animado a hacer esta receta! Se puede hacer de las dos maneras: las papas con piel o peladas. Nosotros solemos dejar la piel, sobre todo si es finita, porque es menos trabajo y queda buenísima.
      Muchas gracias por leernos y por comentar 🙂 Un beso!!

  • Buenas, me encanta esta receta, la hemos hecho y varias veces y aunque no la dejamos marinar tanto porque vamos siempre con prisas nos quedamos rica, lo que sobra para la cena lo devoramos. Siempre me surge la duda cuando consulto la receta… creo que lo hacemos bien pero, cuando dicen cucharadita es de postre y cuando dicen cucharada es de cuchara es la de sopa ¿correcto?

    • Así es. Una cucharada es sopera y tiene unos 15 ml. Una cucharadita es de postre y tiene unos 5 ml.
      Los americanos, que son muy prácticos, usan unas cucharitas estándar. Desde que Masen nos las regaló, nuestra cocina es mucho más exacta y es más fácil apuntar y recordar lo que le echamos a cada cosa. Algún día haremos un post con las cucharitas y las tazas americanas, es un sistema que tiene su aquel.
      Me alegro mucho de que les guste la receta, Natalia. ¡Un abrazo muy fuerte para todos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating