Croquetas de pimiento asado y chorizo de Pamplona

Croquetas de pimiento asado y chorizo de Pamplona

Aquí viene la segunda entrega de nuestro Taller de croquetas. Este viaje que hacemos juntos busca sabores de diversa naturaleza —entrañables y conocidos unas veces, sorprendentes otras—, envueltos en distintos colores. Me encanta pensar en términos de color cuando ideo croquetas. En esta ocasión, el rojo es el color elegido.

En mi búsqueda de las croquetas rojas tenía claro desde el principio que quería un sabor de embutido —rojo, evidentemente—, mezclado con un vegetal que intensificara este color. Experimenté con la sobrasada, con el bacon y con varios tipos de chorizo. La sobrasada —y eso que busqué las mejores— le daba un regusto amargo a la masa que no me terminaba de convencer. El bacon quiero guardarlo para acompañar otras croquetas. Al final me decidí por el chorizo de Pamplona, que era un pequeño lujo en los bocadillos de cuando éramos pequeños.

Los que nos vamos haciendo mayores y tenemos hijos intentamos transmitirles lo que ha sido nuestra vida y nuestras experiencias, incluidas las gastronómicas. Pensamos que eso les va a ayudar, aunque la vida nos demuestra una y otra vez que no es así: ellos tienen su propio camino.

Buscando el sabor de estas croquetas, le hice un bocadillo a mi hijo pequeño. Tosté el pan en la sartén y dejé que el chorizo de Pamplona que había comprado expresamente impregnara el pan con su grasa al calentarse. Dejé que el queso también se derritiera y se lo presenté como un manjar. Estaba buenísimo. Cuando lo probó, dijo: esto me recuerda a cuando era pequeño y me hacías comer cosas que no me gustaban.

Así es. Entre mis conejillos de Indias hay dos grupos: los que pintan canas como yo, a los que les suele encantar el sabor del chorizo, y los más jóvenes, a los que de alguna manera no les termina de convencer. Así que he ido reduciendo la cantidad. De modo que ya sabes: mírate al espejo, cuenta las canas y calcula la proporción de chorizo que le quieres añadir.

Con respecto a los vegetales, tenía mucha ilusión por poner remolacha, pero le otorgaba un color a la masa que mi sobrina bautizó como «croquetas de Halloween». Consideré también el tomate, y lo probé en forma concentrada, para terminar quitándolo porque realmente no hacía falta. La verdadera estrella de esta combinación es en realidad el pimiento rojo asado. Me gusta bien asado y sin piel, lo cual lleva un poco de trabajo, pero vale la pena. Es dulce, carnoso, aterciopelado. Las notas del embutido añaden capas de sabor sobre esa base, complementándolo. Son croquetas perfectas para un aperitivo.

Croquetas de pimiento asado y chorizo de Pamplona

5 de 1 voto
Tiempo de preparación 1 h
Tiempo de cocción 45 min
Plato Aperitivo, Picoteo
Cocina Española
Raciones 40 croquetas

Ingredientes
  

Relleno

  • 3 pimientos rojos, preferentemente carnosos y oscuros
  • 30 ml aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita sal
  • 30 gr chorizo de Pamplona

Bechamel

  • 30 gr mantequilla
  • 30 gr aceite de oliva virgen extra
  • 50 gr harina
  • 450 gr leche entera
  • 2 dientes de ajo picados
  • 3/4 cucharadita sal
  • Una pizca de nuez moscada
  • Una pizca de pimienta

Elaboración paso a paso
 

  • Empieza el día anterior. Lava los pimientos y corta en tiras de 1 cm de ancho para que sea más fácil retirar la piel una vez asados. Úntalos con el aceite y la sal y disponer en una bandeja de horno. Hornea a 200 ºC con un 25 % de vapor (AEG humedad baja, Bosch intensidad 1) durante 30 minutos o hasta que estén tiernos y dulces.
  • Deja enfriar los pimientos y quítales la piel. Pesa 200 gr de pimientos asados sin piel y muele con la batidora.
  • Corta las lonchas de chorizo en cuadraditos pequeñitos.

Bechamel

  • Esto también lo hacemos la víspera. En una olla mediana calienta el aceite y la mantequilla a fuego bajo. Añade el ajo muy picadito y deja que se dore. Pon la sal, la pimienta y la nuez moscada y deja un minuto.
  • Baja el fuego al mínimo y añade la harina tamizada, removiendo con una espátula de madera hasta que se haga una pasta. Apaga el fuego y deja reposar mientras calientas la leche aparte.
  • A fuego bajo incorpora poco a poco la leche caliente a la pasta de harina, batiendo con unas varillas hasta que quede liso. Si te quedaran grumos, pasa la batidora de brazo sin ningún complejo.
  • Añade el puré de pimientos y el chorizo picado. Remueve con la espátula de madera unos 10 minutos a fuego lento hasta que adquiera una consistencia espesa.
  • Deja reposar durante 15 minutos antes de pasar la masa a una manga pastelera desechable. Nosotros la colocamos en un tarro o jarra de batidora que se adapta a su tamaño para que sea más fácil poner dentro la masa.
  • Cierra con un clip, deja enfriar y guarda en la nevera hasta el día siguiente antes de formar las croquetas.

Formar y empanar

  • Prepara una bandeja cuadrada con una capa de pan rallado. Abre con unas tijeras el extremo de la manga pastelera para que salga un churro que vas disponiendo a lo largo de la bandeja en tiras (mira el vídeo un poco más abajo). Corta con las tijeras.
  • Termina de dar forma a las croquetas con las manos ayudándote del pan rallado y pon sobre una bandeja.
  • Bate los huevos con un poco de sal y cuela; esto hará mucho más fácil pasar las croquetas por huevo sin necesidad de escurrirlas tanto. Pon pan rallado en un plato hondo y pasa las croquetas por huevo y pan rallado.

Freír

  • Fríe en aceite de oliva abundante. Debe estar muy caliente para que no se abran ni chisporroteen.
Keyword Chorizo de Pamplona, Croquetas, Pimiento asado

Te recordamos cómo formar las croquetas con la manga pastelera y cómo empanarlas:

Si quieres ver nuestro artículo sobre cómo hacer croquetas caseras de toda la vida, haz clic aquí.

Pulsa aquí para echarle un vistazo a otras recetas de picoteo.



2 pensamientos sobre “Croquetas de pimiento asado y chorizo de Pamplona”

    • Efectivamente, como suele pasar en la cocina, la calidad de los ingredientes tiene muchísimo que ver con el resultado final. A veces no es cuestión ni siquiera de calidad, sino de gusto personal. A nosotros nos parece que el chorizo de Pamplona tiene el equilibrio perfecto de sabor para esta croqueta.
      Gracias por tu comentario y por las estrellitas, Luisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating